Cunnilingus: es el término que describe la realización del sexo oral a una mujer, o a lo que, como muchos hombres se refieren; “bajar” o “bajarle a una mujer”. Es una actividad sexual que es considerada por la mayoría como increíblemente íntima para ambos.

Si desea ser bueno ofreciendo sexo oral a una mujer, primero debe ser un maestro para interpretar su cuerpo, respiración, movimientos, e incluso lo que ella manifieste con palabras.

Tenga la seguridad, que todo lo que usted hace, es lo que en ese momento vale para su pareja y esto no se basa en expectativas de rendimiento, lecciones de pornografía o experiencias previas de sexo oral.

Puede ser un poco Zen … pero con más saliva.

Es un Hecho...¡
EL SEXO el ÚNICO ANTÍDOTO efectivo contra la infidelidad.!

DESCARGA este reporte que te revela como mantener a tu pareja Fiel y Adicta a Ti ! desde Ahora ¡

Es gratis...¡

Cuando la RUTINA Aparece en la Relacion, Mas Vale que el Sexo Vuelva a Ser Algo EXCEPCIONALMENTE BUENO...¡

Cunnilingus: Como hacer sexo oral a una mujer

Límpiese

Asegúrese de tener las manos limpias y las uñas recortadas, ya que probablemente desee utilizar sus manos en combinación con la boca.

Si tiene vello facial y se afeita con regularidad, asegúrese de hacerlo ahora, nada le matara más su estado de ánimo que un papel de lija entre sus partes sensibles.

Mójense

Muchos hombres, tienen nociones preconcebidas sobre el sabor y / o el olor de los genitales de su mujer.

Si se siente ansioso acerca de esto, sugiérale un baño romántico o una ducha juntos y luego, láncese sobre ella.

Desnudarse y mojarse nunca es mala idea y, a medida que usted se sienta más cómodo, es probable que descubra que el sabor y el olor de sus genitales, desencadenan más excitación que cualquier otra cosa.

Comience despacio

La mayoría de mujeres no querrán pasar de cero al sexo oral en 30 segundos.

Tómese su tiempo y siéntase cómodo. Haga otras cosas que usted sabe que ella ama.

Use sus manos y su boca por todo su cuerpo, esto le dará una excitante señal de lo que está por venir.

Cuando ella se encuentre cómoda y de señales de excitación, como empujar sus caderas y gemir con bastante regularidad, es hora de ir hacia el sur.

Siéntase cómodo

Ambos disfrutarán más, si están físicamente cómodos. Use almohadas y sea creativo con las posiciones del sexo oral para estar relajados y sentir que pueden moverse.

A algunos hombres les resultará difícil acostarse boca abajo entre las piernas de su mujer, con la cabeza apoyada sobre su vulva.

Para otros, esto funcionará genial. Recuerde que está bien cambiar de posición y moverse.

Entienda sus órganos genitales

Si no tiene claras cuáles son las partes de su flor que debe atender, es posible que desee repasar la anatomía genital femenina.

En el cunnilingus, la atención se centra mayormente en el clítoris, pero cada mujer es diferente y, puede que su pareja tenga otras partes de su flor que, si las atiende, llevarán el sexo oral de lo cotidiano a lo fuera de este mundo.

En caso de duda, vaya lento

Muchas mujeres tienen clítoris muy sensibles, así que no ataque su vulva como si fuera un jugoso y maduro melocotón.

Aplane su lengua y use movimientos anchos y lentos para explorar sus labios internos y externos, su vagina y su clítoris.

Imagínese que lame un cono de helado. Comience en el perineo, posteriormente lama y rodee su clítoris y vuelva al lugar que comenzó.

Esto le dará una idea más clara a cerca de donde concentrar la atención.

Preste atención a la capucha

La mayoría de mujeres prefieren que su clítoris se lamido por encima de la “capucha del clítoris”.

Este es un pliegue de piel que cubre el glande real del clítoris, que es extremadamente sensible.

Experimente suavemente

En general, a las mujeres nos gusta la presión ligeramente firme y el movimiento repetitivo. Los movimientos rápidos y fuertes de la lengua contra el clítoris pueden ser irritantes.

Si no está seguro, pídale su opinión mientras prueba diferentes tipos de trazos: circular, de lado a lado, arriba y abajo, duro o suave.

No se lo tome como algo personal si se estremece, descubrir lo que le agrada a menudo es un proceso de prueba y error, simplemente intente con algo más.

Permita que le dé una mano

Si alguna vez la ha visto masturbarse, puede darse una idea de cómo le gustaría que su clítoris sea tocado.

Haga que le muestre, u ofrézcale su mano y colocando las manos de ella encima de las suyas, pídale que le indique, que tipo de caricias prefiere.

Use su boca

Tome el clítoris en su boca y chúpelo suavemente. Use su boca para chupar o mordisquear sus labios.

Agregue penetración

Cuando se encuentre excitada, agregue un poco de lubricante en sus dedos o juguete e insértelo suavemente en su vagina.

Muévalos hacia dentro y hacia afuera usando golpes cortos pero firmes.

Vuelva a poner su boca en su clítoris y lámalo mientras la penetra.

Esto no funciona en todas las mujeres, pero a muchas les encanta la experiencia de penetración y estimulación del clítoris al mismo tiempo.

Mantenga un ritmo constante, trate de no detenerse

A las mujeres les gusta la estimulación constante, así que no se detenga a menos que necesite tomar aire.

Identifique sus señales particulares cuando está por llegar a la cima para actuar en sincronía con ellas: sus gemidos, los muslos pegados los lados de su cara, el cuerpo arqueado y las manos tensas sobre su cabeza. Ella le dejará saber cuándo parar.

Consejos adicionales

No olvide el resto de su cuerpo. En términos de lo que está cerca, puede incorporar el perineo y la abertura vaginal en su sexo oral. Deje que su lengua viaje hacia abajo y salga de la vagina de vez en cuando.

Si usa un juguete sexual para penetrar, es posible que prefiera el consolador o vibrador dentro de ella, mientras lame su clítoris. Esto le permite concentrarte y obtener el ritmo que más le gusta.

Si su boca o la lengua se cansan, descanse, pero reemplace la estimulación con la mano o un vibrador, a menos que ella también quiera descansar.

Los hombres deben saber que a las mujeres nos puede tomar más tiempo que a los hombres, y muchas mujeres se sienten ansiosas por esto.

Pase lo que pase, no la haga sentir mal por el tiempo que se está tomando y aguante. Si necesita detener o cambiar las cosas, está bien, pero nunca le diga que “tarda demasiado”.

Pin It on Pinterest

Share This